Maneja tu espacio con DepoSeguro

 

Consejos prácticos para organizar mucha ropa en un armario pequeño

Nos pasa a todos. Nunca tenemos “nada” que ponernos y tampoco tenemos suficiente espacio en el armario para guardar esa “nada”. La optimización del uso de los espacios pequeños es uno de los objetivos en los que se concentra la arquitectura moderna. Diseñar casas o apartamentos pequeños, económicos y con todas las comodidades en formato mini es lo de hoy, sin embargo, independientemente del tamaño, poco es lo que puede hacerse si no se ordenan las cosas en esos espacios. A continuación te mostramos que hacer si vives en un lugar así. Presta atención y te sorprenderás de lo que puedes aprender.

  1. Menos es más

No se trata de deshacerte de tus pertenencias sino de organizarlas de la mejor manera. En primer lugar, selecciona lo que más usas y sepáralo de lo que te pones  menos,  por ejemplo, ropa de estación como abrigos o chompas, botas de lluvia o sombreros pero también frazadas, edredones, maletas e implementos de cuidado personal como secadores, planchas  y  rizadores de cabello, entre otros que ocupan mucho espacio y usas poco.

Un armario organizado es aquel en el que puedes encontrar fácilmente lo que buscas, de manera que se mantenga como lo encontraste, aún después de una salida imprevista en la que debiste vestirte rápido.

Tener las prendas a la vista y ordenadas según tu criterio, por colores, simplemente por la versatilidad y lo mucho que la usas puede ser la forma en que vas a organizar tu armario.

  1. Colgar, doblar, exhibir

Ya seleccionadas las prendas, artículos y accesorios de uso frecuente separa las prendas y cuelga pantalones (hasta dos piezas juntas para que no se arruguen y no se hunda la barra de colgar), camisas, chaquetas y abrigos, si lo deseas, por color y tipo de tela.

Luego, dobla piezas como polos, ropa interior, pijamas y medias y colócalas en las gavetas. Hacerlo por colores, facilita la búsqueda al armar tu outfit diario.

Los zapatos colócalos en la parte baja del closet, fuera de las cajas para no ocupar tanto espacio. Te recomendamos exhibir un par por cada tipo: deportivo, botas, tacón alto y ballerinas, por ejemplo. Una zapatera colgante detrás de la puerta o en una de las paredes laterales del mismo armario es una buena opción.

Accesorios como pañuelos, bufandas, sombreros, gorras, paraguas o impermeables pueden estar en un perchero. Recuerda que si no los tienes a la vista probablemente termines olvidando que los tienes y no los uses nunca.

En el caso de la bisutería, maquillaje e implementos de cuidado personal,  colócalas en cajas que puedes ubicar en el closet y sacar solo cuando los necesites.

Las carteras y bolsos, sobre todo si son de cuero o piel natural, merecen un cuidado especial. Te sugerimos colgarlas. Por ejemplo, detrás de la puerta de la habitación pero guardadas en bolsas de tela, para evitar su deterioro.

En la parte más alta del armario puedes disponer las maletas, bolsos de viaje, edredones y la ropa que no sea de temporada.

  1. No lo había pensado

Si luego de lo que te hemos señalado aun tienes mucho más por guardar. Pon atención a estos consejos prácticos que de seguro no habías pensado.

Puedes guardar las sábanas, fundas de almohadas de un mismo juego dentro de su misma funda, en vez de tenerlas sueltas por el armario. De esta manera, evitarás que se te mezclen y será más fácil conseguirlas sin desordenar todo durante la búsqueda. También puedes colocar los edredones, sábanas o  toallas en  archivadores, si los tienes.

Los ganchos de las cortinas de baño son una herramienta de mucha utilidad para colgar pantalones, especialmente tus jeans (no lo hagas con los de tela delicada como el lino, porque se arrugará fácilmente). Verás que podrás guardar muchos más piezas.

En una gaveta de tu mesita de noche puedes colocar las bandejas para hacer cubitos de hielo y ahí disponer tus aretes, anillos, ganchitos para el cabello, prendedores, collares y cadenas ¿A que no lo habías pensado?

  1. Lo que no usas, ¡guárdalo!

Desde luego siempre tendrás la opción de guardar cosas en otros espacios de la casa, por lo general los que no usas con mucha frecuencia. Pero si tus pertenencias están invadiendo los cuartos y armarios de los demás, es hora de buscar un depósito, alquilar uno será más económico que hacer reparaciones  para ampliar o construir un nuevo clóset. Los depósitos son ideales para colocar las maletas XL, tu ropa de invierno, sombreros, vestidos de fiesta, trajes, zapatos, pero también almohadas,  cojines  o las grandes y pesadas  máquinas para ejercicios que ya forman parte de la decoración de tu cuarto.

Un depósito es ideal para resolver tus necesidades de espacios grandes o pequeños. Contáctanos al número telefónico (01) 241-0510 o visítanos en la avenida República de Panamá 6683, tomando como referencia el cruce con la avenida Ramón Castilla. ¡Te esperamos!

Depósitos de 1 mt hasta 50 mt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *