Ideas para tener tu propio estudio en casa

Hogar

Hoy en día si bien muchas empresas, colegios y establecimientos se han reactivado de forma presencial, todavía hay un gran porcentaje que continúa de forma virtual y que pretende seguir así. Esta situación nos obliga a reconvertir una habitación o área de la vivienda en un espacio de estudio en casa.

¿Tienes problemas para concentrarte? ¿Te distraes fácilmente en la mesa del comedor? La puesta en práctica de algunos detalles puede hacer más productiva la experiencia. Sea como sea, hay algunas desventajas inevitables. En otras palabras, tú puedes controlar algunas variables (por ejemplo, la habitación que eliges), pero otras no dependen de ti: obras en el barrio, música de los vecinos, llantos de un hermano pequeño, etc.

Para empezar lo que tienes que hacer es reorganizarte. Saber cuáles son tus posibilidades, de qué espacio dispones y buscar soluciones creativas ayudarán a conseguir los objetivos marcados, según indican los especialistas. Quizá toca transformar algunos elementos hogareños y adecuarlos a las necesidades actuales. Lo segundo es pactar horarios o reparto de espacios con aquellos con quienes se convive en función de las necesidades de cada uno.

Busca un lugar con una buena iluminación. La luz natural le facilita el trabajo a nuestra vista y, además, disminuye la sensación de cansancio. Así pues, estudia todas las horas que puedas con luz del sol. Cuando avance el día, utiliza lámparas de luz blanca. Procura tener un flexo en la mesa o una lámpara potente en el techo que no haga sombra.

Espacio de trabajo.

¿Hay alguna habitación vacía en tu casa? Pues este es el espacio de estudio ideal. Estudiar en un sitio distinto a la cocina o el dormitorio aumenta la concentración: no pensamos ni en comer ni en dormir. Si no es posible, elige tu habitación: es un escenario cómodo para ti.

Para conseguir una buena concentración en tu estudio en casa, no hay que olvidarse de compaginar los ratos de estudio con otros de movimiento y distracción.

Procura elegir el espacio menos concurrido de la casa. Si ves que la música de los vecinos puede convertirse en un problema, siempre puedes utilizar tapones para los oídos. También puedes hablar con tus familiares y pedirles que hagan el menor ruido posible.

Si tienes una habitación llena de cosas guardadas pero cumple con las características que te comentamos para tu estudio en casa, alquilar un depósito en DepoSeguro es una buena opción para desocupar esa área y convertirla en un estudio.

Utiliza el asiento adecuado.

Según muchos estudiantes y trabajadores indican que muchas horas sentados en una oficina pueden afectar nuestros hábitos posturales. En este sentido, es útil usar una silla blanda con ruedas. La clave es mantener siempre la espalda recta y estudiar con los pies tocando el suelo. Por suerte, este tipo de asientos suelen ser regulables.

Mantén el orden.

Si tienes un espacio lleno de apuntes arrugados, objetos para tirar y otras cosas innecesarias, seguramente, te resultará imposible concentrarte. Por eso, te recomendamos ordenar el escritorio antes de empezar y ventilar la habitación: un olor agradable también es fundamental para sentirse a gusto.







    Autorizo el uso de mis datos según la Politica de Privacidad .
    Marca la casilla si deseas continuar.